Las soluciones de higiene de Tork se integran fácilmente en tu centro de atención o residencia asistida para mejorar la gestión y la eficacia de la higiene y ofrecer a los residentes más independencia. Esto ahorra tiempo a tu personal y crea un hogar más seguro y feliz para todos

Para mejorar la higiene y prevenir las infecciones, Tork ofrece una gama completa de soluciones. Desde jabones que cuidan mejor de las pieles delicadas como el Tork Jabón Líquido Extra suave, con ingredientes suaves y sin perfume ni color, y con la certificación del Centro Europeo de la Fundación para la Investigación de las Alergias (ECARF) hasta desinfectantes que contienen ingredientes 100 % de origen vegetal y agua, por lo que son 100 % biodegradable.

Las infecciones en residentes de centros de atención de larga duración son habituales, costosas y están relacionadas con un alto índice de mortalidad. La transmisión de infecciones ocasiona muchos problemas, sobre todo, cuando se trata de prestar cuidados a personas mayores. Muchos residentes, a causa de una disfunción inmune y otras limitaciones relacionadas con el envejecimiento, son especialmente vulnerables.

En la atención de larga duración el riesgo de transmisión de infecciones o microorganismos también es alto. Esto se debe a diferentes razones, pero una de ellas es que se trata de un entorno abierto con muchos puntos de contacto entre cuidadores, visitantes y residentes. Por ello, las precauciones que se toman en las residencias suelen depender en gran medida de las iniciativas individuales y los conocimientos del personal.

Es importante reducir la propagación con el fin de evitar los daños, tanto físicos como económicos, que la transmisión de infecciones puede infligir en tu residencia de atención de larga duración.

Una buena higiene de manos es el paso más importante a la hora de prevenir infecciones en la atención de larga duración

La OMS ha creado una forma de aplicar los 4 momentos para la higiene de manos durante la atención sanitaria en residencias
LÁVATE LAS MANOS
  • Antes de tocar al paciente

  • Inmediatamente antes de realizar un procedimiento de limpieza/aséptico

  • Inmediatamente después de cualquier procedimiento donde exista riesgo de exposición a fluidos corporales

  • Después de tocar al residente o cuando dicho contacto se interrumpa

Educar a los visitantes y empleados sobre este tema, así como aumentar la accesibilidad del agua y jabón o productos desinfectantes, te ayudará a garantizar una buena higiene de manos y, por tanto, reducir el riesgo de propagación de infecciones en tu institución de cuidado de larga duración.

Somos conscientes de que cuidar de personas mayores también significa preocuparse por tu bienestar y prestar atención a tus necesidades específicas en aspectos como el cuidado de la piel. Aunque los productos desinfectantes son eficaces, la disponibilidad de jabones suaves, cremas de manos y otros productos adaptados a pieles sensibles son un buen complemento y demuestran que te preocupas por tus residentes ancianos.

Me interesa